por Raquel Cabañas

abrir la aplicación ampliada en una nueva ventana ->

Instrucciones:

  • La aplicación está dividida en dos partes. En la parte izquierda podemos observar la tierra, la luna y el sol desde el espacio, y en la parte derecha tenemos la perspectiva desde la tierra.
  • Selecciona el lugar desde el que quieres observar la luna: hemisferio norte, hemisferio sur o ecuador.
  • Desplaza el círculo que marca los días del mes lunar para observar las diferentes fases lunares.
  • Desplaza el círculo que marca las horas del día para observar el cielo en las diferentes horas.

La luz del sol, responsable del día y la noche en la tierra, es también la que provoca que se vean las diferentes fases de la luna desde la tierra.
La luna gira alrededor de la tierra y alrededor de sí misma en aproximadamente 29 días, por lo que su día dura lo mismo que su mes. Al ser el tiempo de rotación de la luna el mismo que el de su órbita alrededor de la tierra, siempre vemos la misma cara de la luna. En la aplicación podemos ver por ello que la cara oculta de la luna, señalada en este caso con un color rojizo para diferenciarla, nunca puede verse desde la tierra.

Cara visible y cara oculta de la luna, viéndose un cuarto desde la tierra
Cara visible y cara oculta de la luna, viéndose un cuarto desde la tierra


Aunque el sol siempre ilumina media luna, las partes iluminadas de la luna van variando según avanzan los días, y no todas ellas son visibles desde la tierra. Esto provoca que veamos mayor o menor parte de la luna iluminada desde la tierra, y esas apariencias diferentes es lo que conocemos como las fases de la luna.

Las horas en las que podemos ver la luna desde la tierra están relacionadas con la fase en la que ésta se encuentra. Cuando la luna está en cuarto creciente la empezamos a ver al mediodía, alcanza su punto más alto al atardecer y se pone a medianoche. Cuando hay luna llena la vemos desde el atardecer hasta el amanecer, es decir, durante toda la noche. Cuando la luna está en cuarto menguante, empezamos a verla a medianoche, alcanza su punto más alto al amanecer y se pone al mediodía. La luna nueva sale y se pone en horas similares a las del sol, pero no podemos verla ya que el sol ilumina su cara oculta, la cara no visible desde la tierra.

Luna creciente después del atardecer, vista desde el hemisferio norte
Luna creciente después del atardecer, vista desde el hemisferio norte


Cuando la luna está cerca de su fase de luna nueva, siendo su parte visible muy pequeña, pese a que tiene un horario de salida y puesta muy similar al del sol, sólo podemos verla un poco antes del amanecer si la luna está en fase menguante y un poco después del atardecer si la luna está en fase creciente, ya que se encuentra prácticamente en la misma dirección que el sol, y éste deslumbra demasiado como para verla durante el día.

El sol y la luna salen hacia el este y se ponen hacia el oeste, más hacia el norte en verano y hacia el sur en invierno. Estos cambios en los lugares de salida y puesta según las estaciones se acentúan cuanto más nos alejamos del ecuador.

Si estamos en el hemisferio norte, para contemplar el recorrido del sol y de la luna en el cielo tendremos que mirar generalmente hacia el sur, quedando por tanto el este (lugar de la salida) a la izquierda y el oeste (lugar de la puesta) a la derecha. Por ello estamos acostumbrados a ver el desplazamiento aparente del sol y de la luna de izquierda a derecha a lo largo de las horas.

Si estamos en el hemisferio sur, tendremos sin embargo que mirar normalmente hacia el norte, quedando el este a la derecha y el oeste a la izquierda. Es por ello que en el hemisferio sur la sensación es que el sol y la luna se desplazan de derecha a izquierda.

La perspectiva de la luna y la forma de sus fases varía dependiendo del lugar de la tierra en el que nos encontremos. Al quedar el este y el oeste invertidos en un hemisferio respecto a otro, las fases de la luna se ven también reflejadas. En el hemisferio norte el cuarto creciente parece una D, mientras que en el hemisferio sur parece una C. En el hemisferio norte el cuarto menguante parece una C, mientras que en el hemisferio sur parece una D.

¿Y qué ocurre en el ecuador? En el ecuador pueden mirar en cualquier dirección para ver el sol y la luna, y en su punto más alto estarán en la misma vertical, ni hacia el norte ni hacia el sur. En la aplicación he decidido situarlo como la perspectiva del hemisferio norte porque estamos más acostumbrados a esta posición, aunque podría haber seleccionado la inversa. En los lugares cercanos al ecuador, se mire hacia el norte o hacia el sur, el cuarto creciente tendrá forma de n (U invertida) cuando sale, y de U cuando se pone, mientras que el cuarto menguante parecerá una U cuando sale y una n (U invertida) cuando se pone.

Puesta de la luna en cuarto creciente a medianoche en el ecuador
Puesta de la luna en cuarto creciente a medianoche en el ecuador

La aplicación puede resultar de ayuda para entender los conceptos expuestos previamente, pero hay que tener en cuenta que las distancias y proporciones no están respetadas por cuestiones de espacio. Las horas de salida y puesta tanto del sol como de la luna son también aproximadas, ya que varían según la época del año y del lugar en el que nos encontremos. Pese a ello la aplicación puede ayudar a comprender a grandes rasgos las horas en las que se verán las diferentes fases de la luna, el aspecto de cada fase, y las causas de todo ello.

Raquel Cabañas